Gozo








Soy el Gozo que no se busca,
 brisa que no se puede atrapar,
voy a tu encuentro con el permiso que te das, 
te sorprendo en el cotidiano.
En tus instantes de lucidez 
 te abrazo hasta tu suave estremecimiento 
desatando  serenas sonrisas.

Conmigo va la ancha mirada
que mira y ve.

En los cuerpos habitados reside mi esperanza,
respirame sin retener y siempre estoy
pero no me esperes.

Entradas populares de este blog

MaterNidad

La Vulnerabilidad Nacida Madre

Soy humanamente imperfecta.