Elogio a la Ternura







Ante ti me presento desnuda,
soy la Ternura que se abre camino
entre angostas murallas de dolor,
del dolor de guerrero,
de la bruja, de la mujer,
de la madre,
de la niña.

Ternura que suaviza tu estancia,
que trae descanso,
 el sosiego del caminante,
la caricia a la contracción exigente,
la suavidad con la que mirar al miedo,
soy el abrazo que contiene
cada acontecimiento.

Suave, senSible,
la amante y la amada.
La sed del mundo.
 Esencia,
 fragancia del recién nacido,
 despertar al día,
 apertura, lo amable,
una flor.

La delicadeza sin prisa.
La calma de un abrazo sentido.

Soy, acariciándote.




Entradas populares de este blog

Soy humanamente imperfecta.

MaterNidad

La Vulnerabilidad Nacida Madre