Pertenecer.





 



Lo eterno se respira
en su pecho,
un gestar infinito
le susurra al oído 
que pertenece.









Entradas populares de este blog

Te voy a amar

Soy humanamente imperfecta.

La Vulnerabilidad Nacida Madre